Deja tus cargas en manos del Señor

2,349

Salmo 55:22 – Entrégale tus cargas al Señor, y  Él cuidara de ti; no permitirá que los justos tropiecen y caigan.

Cada uno de nosotros tiene una carga o varias. Son aquellas cosas que nos hacen sufrir y que no podemos evitar o ignorar. Enfermedades, personas a nuestro cargo, situaciones económicas o sociales duras, problemas de todo tipo, desafíos complejos que nos surgen…

Es lo que llamamos la cruz. Jesús no quería la cruz y le rogó al Padre para que la apartara de Él. Pero por encima de todo Jesús quiso hacer la voluntad del Padre. Y si no podemos evitar la cruz, nuestras cargas de ninguna manera honesta y justa, toca hacerlas frente. “El que quiera ser mi discípulo, que cargue con su cruz de cada día y me siga” dice Jesús, y nos dio ejemplo de ello.

Este versículo de este salmo nos invita a poner nuestras cargas en manos de Jesús. Yo asumo la cruz: vivir amando como Él hizo, estar alegre, hacer el bien, confiar en el Padre… y Él cuidará de nosotros, nos ayudará a llevar las nuestras. Cada día pon tus cargas, tu cruz en sus manos, confíate a Él y no serás defraudado. Abraza los retos que tienes delante como algo que te hará más fuerte, más sabio, más santo. Confía en lo que el Señor quiere hacer contigo y no desesperes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.